martes, 13 de enero de 2015

Telefonía móvil: una masacre económica,


 Manuel Aguirre Labarrere
                   (Mackandal)
Un mensaje de Etecsa me avisa sobre el vencimiento de mi crédito. Debo recargar el teléfono pero me encuentro sin
dinero.
También me inquieto al pensar cómo haré pagar la cuenta del servicio eléctrico, que para colmo este mes ha sido el más alto desde que asumí la responsabilidad de llevar una casa. Pero sé que no es un error. Mi hermana, que ahora vive conmigo, de forma temporal, mientras arregla sus problemas maritales, ha sido la causante del descalabro de mi vida metódica. Hablo con ella y le explico, recibo en mano, la situación. Me ayuda a pagar la cuenta y salgo de esa deuda, gracias a Dios.
No tengo dinero ni para comprar en la bodega la cuota que me asignan por la libreta de abastecimiento, que es bastante menos de lo que debe consumir un ser humano, por lo que luego de agotada la limosna estatal hay que arreglárselas a como dé lugar para alimentarse y alimentar a los suyos.
Pero aún bajo esta presión, lo que más me preocupa es el mensaje de Etecsa.
¿Cómo pagar el crédito para no perder mi línea telefónica, justamente ahora que ya no caduca a los dos meses, sino que le han extendido la vida hasta 330 días?
Un amigo de esos que no abundan nota mi preocupación y me pregunta el por qué de tanta inquietud. Le cuento sin rodeos y rápidamente pone en mis manos el dinero que justamente necesito. Salgo ligero para la primera oficina que encuentro para estos trámites, y pago.
Estoy tranquilo y sonrío. Pero la curiosidad me lleva a comprobar el saldo. Para mi sorpresa veo que tengo veintitrés pesos con dos centavos. Es decir, que antes de esta última recarga aún me quedaban dieciocho pesos con dos centavos, lo suficiente para hacer varias llamadas y enviar algunos mensajes de texto. Pero no, la regla exige el pago.
Es algo que aun no comprendo: ¿Por qué suspenderme el servicio cuando aún me quedaba dinero en el móvil?
Pero más inquietante es mi otra reflexión: ¿Por qué anularme la línea, la cual compré al estado al abusivo precio de 50 CUC, cuando la lógica indica que una vez efectuada una compra, lo que compré es de mi propiedad?
Cualquier cubano vive con la misma inquietud y sobresalto que yo cuando piensa que sus derechos penden de un mensaje de ETECSA.
Al régimen cubano le gusta ufanarse de sus logros con relación a otros países. Pero es una realidad irrefutable que en ningún país del mundo un ciudadano está obligado a pagar un servicio de telefonía móvil cuando a la empresa telefónica le dé la gana.
Me dicen cubanos que han tenido la oportunidad de viajar al extranjero que les resulta muchas veces incómodo el acceso a muchos servicios por la cantidad de facilidades de que disponen, y porque son bien tratados.
En Cuba el régimen impone trabas al acceso a las NTI. No en balde se negó de forma reiterada a que el acceso a Internet fuera considerado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), un derecho humano, propuesta que fue acogida de forma entusiasta por la casi totalidad de los países del mundo.
El régimen, a cada paso, se opone a la democracia y a los derechos y libertades de los cubanos. En el mundo sólo es apoyado por ciertos viajantes-golondrinas equivocados.
Soy un cubano que ha sufrido todo tipo de restricciones y discriminaciones políticas y civiles, y que ahora confirma, con solo un teléfono móvil, lo que es un gobierno en contra de su pueblo.
Para Cuba actualidad: mal26755@gmail.com
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sociedad

Las