martes, 15 de enero de 2019


Constitución cubana, ¿Carta Magna o ley mordaza?
Por Manuel Aguirre Labarrere
(Mackandal)
Partido cacareador, partido flojo
José Martí
Las modificaciones al actual proyecto de constitución cubana, votada a favor por todos los parlamentarios presentes, si bien, reforma el texto inicial, no se ajusta a un modelo democrático ni a leyes que aspiren a un estado de derechos´
Solo un demente podría hablar de altruismo político y democracia, en una Constitución, que lejos de constituir la base fundamental de deberes y derechos, de un país, deja al margen a un segmento poblacional solo por ser opositores al régimen como si no fueran parte del entramado político y social de la sociedad cubana. Y que además, impone mediante la fuerza del poder conceptos que no son cuestionados , tales como la presencia absoluta del partido único y la ideología socialista, obligando a los ciudadanos a acogerse a estos obligada tendencia ideologíca como si no bastaran los bandazos que ha sufrido esta tendencia doctrinal en el mundo entero
No solo es un espaldarazo a la historia constituyente cubana, que desde Guáimaro, la primera Constitución cubana que estuvo en vigor en el territorio de Cuba Libre, votada el 10 de abril de 1869. lima las asperezas que existían desde el levantamiento de Camagüey el 4 de noviembre de 1868. (Camagüey no quería someterse al mando de Céspedes que consideraba dictatorial, y Céspedes entendía que su autoridad debía ser acatada, por haber sido el primero en el pronunciamiento), viene dando muestras de integralidad y altruismo político donde a través de ellas, hasta la constitución de 1940, se ha tratado de poner al ciudadano al centro de los beneficios y no un partido por encima de la ley.
Han traicionado el legado humanista y democrático de nuestro Apóstol, han traicionado en la historia más reciente de Cuba, aunque mucho sea el cacareo, el legado de su máximo líder al ignorar sus propuestas para el ahora mismo proyecto político social cubano. Han traicionado, en el afán de mandarinato, la vergüenza histórica de nuestros próceres y la tanta sangre caída en el suelo patrio en busca de un bienestar ciudadano y la implantación de gobiernos democráticos por encimas de ribalismos y tendencias políticas.
Lo dicho por Fidel Castro, aunque nunca fue aplicado en su mandato, ya que él como líder se arrogaba todos los derechos, por subir y bajar triunfante de la Sierra Maestra y no dar espacio a la opinión contestataria en su derecho de participación política, es para aplicarse ahora, pues si como dice la Constitución, que el poder emana del pueblo, entonces es el pueblo quien debe elegir a sus dirigentes y la Asamblea Nacional obligada a acatar la decisión soberana del pueblo, porque en Cuba el sacrificio, el hambre y los muertos, siempre los ha puesto el pueblo, pero queda al margen de sus verdaderos derechos, que son inalienable, (que no pueden ser negados ni quitados por ninguna razón), aunque no hayan sido firmados o ratificados por el gobierno. Pertenecen a la persona humana
Y dijo Fidel: Soy de los que creen sinceramente en las libertades, soy de los que creen que cada cual tienen derecho a opinar lo que piensa…Pero jamás el sistema debe privar a nadie de sus derechos, de enclaustrar la inteligencia, de amordazar el pensamiento, por ninguna razón del mundo
Discurso en la Empanada Municipal de Montevideo, Uruguay, 1959
Quien dice libertad de prensa dice libertad de reunión; y derecho a elegir libremente no solo al presidente, sino los trabajadores a elegir libremente sus dirigentes Derechos que no se pueden arrebatar
Discurso en Camagüey, 5 de enero, 1959
La corrupción, como delito de lesa patria, el derecho del pueblo a elegir a sus presidentes y a todos los directivos políticos del país, el libre acceso de los cubanos a playas y centros de recreo, ahora signada por la ley del derecho de admisión, que trae aparejado el racismo por color de la piel perjudicando a los afrodescendientes, y la imposición plena del socialismo como sistema político, solo pueden llevar a la violación de una Carta Magna, cabalgando sobre una revolución, traidora, en sus principios primarios.







martes, 4 de diciembre de 2018

Fidel tenía razón



Por Manuel Aguirre Labarrere
(Mackandal)
La recién finalizada gira dfd3el presidente cubano, Miguel Días Canel Bermudas por varios países amigos de Cuba, entre ellos Vietnan y Corea del Norte, ambos de la misma tendencia ideológica que profesa el país del visitante, demuestra que el socialismo cubano ha sido el peor de los hasta ahora implantados en el mundo, culpa de los dirigentes que desde 1959 se encuevaron en el poder.
Un país como Corea del Norte, donde una dictadura dinástica y que impera desde hace décadas, muestra un desarrollo y un nivel de vida apreciable, donde a pesar de las restricciones al derecho, encarcelamientos y muerte a los contestatarios, su vida fluye de forma normal, algo que a sesenta años de partido único y restricciones al pensamiento libre no ha logrado el régimen cubano, ni en su accionar político ni bienestar social, un bochorno para un pueblo que puso sus eseranzas en las promesas de una revolución donde todo queda en el discurso y lo único apreciable es la represión y la creciente corrupción al más alto nivel político del país, donde es fácil apreciar las doferencias de clase tanto por color de pel como por tendencias ideológicas.
Con la esperanza puesta en el hallazgo de nuevos yacimientos de minerales, el proyecto Mariel, un emporio marinero, militar y de servicio, donde se incluye la nueva fábrica de queso de cabra para la exportación y el turismo internacional, la deuda del país aumentará estrepitosamente, que ya es de dos mil seiscientos millones de dólares, donde lo único cierto será el regreso a las encomiendas para saldarla .Todo por el capricho voluntarioso de nuestros dirigentes de centralizar el pensamiento y el accionar económico del país en lugar de darle rienda suelta al liberalismo, porque aunque no sea la forma más correcta de desarrollo de un país, ha sido el único modelo que ha podido mostrar resultados positivo a corto y medianos plazo, resultados donde lo que importa es poner al ciudadano por encima del mercado.
La falta de harina de pan para ofertar este producto básico a la población, indispensable en la mesa cubana, la falta de papel en los bancos para efectuar cheques, ausencia de recetas en policlínicos donde el médico se ve impedido de recetar al paciente, la congelación de aumentos salariales, la insatisfecha generación de nuevos puestos de trabajo y la vagancia involuntaria, son parámetros para afirmar que Fidel Castro tenía la razón, cuando entrevistado por un periodista norteamericacano en una de sus ultmas entrevistas y la ultima dada a un periodista norteamericano, afirmó que el socialismo no es bueno ni para nosotros mismos.Pero ya era tarde , su altruismo hacia una ideología que había elegido para sí, no le permitieron darle mejor vida al puebñlpo, del cual el formaba parte al, menos por nacimiento.

lunes, 24 de septiembre de 2018

Lagunas de un proyecto de constitución. Segunda parte



                   Por Manuel Aguirre Labarrere
                                  (Mackandal)
La mayor virtud de un hombre es ser honrado.
                                                     José Martí
Uno de los puntos que debe ser tratado como crimen de lesa Patria y condenado con rigor en la nueva constitución cubana es la corrupción, fenómeno que atenta contra la vida y el bienestar de millones de seres humanos al Estado no poder disponer de ese dinero  para resolver asuntos sociales, bien sea el de reparar una escuela, un hospital o comprar la materia prima de importantes medicamentos cada vez más caros en el mercado mundial.
Pero este articulo no señala solo aquellos problemas de corrupción que el presidente cubano ha hecho alusión, que si bien merecen castigo ya que son delitos sensibles, sus señalamientos solo se centraron en aquellos  delitos a los que este periodista llama la corrupción pesetera. Pero la que de verdad afecta duramente y va contra el corazón de la sociedad es la otra, esa a la que nadie hasta ahora, a no ser los periodistas independientes se han referido de una u otra forma y es la corrupción millonaria, cuyos actores son personas con cargos de relevancia en la política cubana y que amparados tras un carnet de militantes comunistas y enarbolando consignas revolucionarias han saqueado y continúan saqueando  para beneficio propio las riquezas del país
Para combatir este fenómeno de la delincuencia militante, donde queda demostrado que un carné no hace al comunista y si muchas veces lo entrena para robar, debe esta Constitución acabar con la impunidad sin excepción alguna y permitir que el poder legislativo, ejecutivo y judicial tengan plena autonomía. De lo contrario está por verse que juez o fiscal alguno sería capaz de llamar a declarar  por corrupto, a un Ministro,  un General, o al propio Presidente de la República  cuando ellos mismos son la ley.
Porque lo que prima en todo este Proyecto de constitución es el poder supremacista de un partido que enarbola su ideología en un documento que debiera ser totalmente cívico ya que se trata del instrumento más importante de un país y donde problemas medulares como el de los derechos humanos han pasado a un segundo o tercer plano cuando debiera ser éste el asunto primordial de una Constitución moderna.
Cuando todavía falta tiempo para el texto definitivo de esta nueva Constitución cubana y donde a pesar de lo que diga la radio y la televisión, si bien se han vendido todos los ejemplares de este proyecto, son más los que no lo han leído que los que lo han analizado a cabalidad. Algunos lo llaman proyecto de prostitución socialista, otros esto es agua al dominó, un duérmete mi niño  o cambio de guarida con los mismos lobos.
Aun así no tengo la menor duda de que será aprobado. El pueblo cubano no tiene una cultura del derecho ni está preparado para esclarecer un documento tan importante. Desgraciadamente esa es la verdad aunque no sea toda la verdad. Pero la Patria necesita un nuevo instrumento jurídico y esta es la oportunidad que tenemos todos los cubanos, tanto de adentro como fuera de la Isla de reflexionar y hacerlo bien, apegados a los intereses cívicos y políticos que todos merecemos después de tantas décadas de soportar  las imposiciones de la todavía vigente Constitución de 1976, donde el poder de una ideología personalista desplazó los demás derechos.

martes, 14 de agosto de 2018

Lagunas de un proyecto constitucional. Primera parte

Lagunas de un proyecto constitucional. Primera parte
Por Manuel Aguirre Labarrere
(Mackandal)
Al triunfo de la revolución en 1959 Cuba contaba con una constitución que a solo treinta y ocho años de haberse constituido como República fue aclamada como una de las más avanzadas de América que dejo boquiabiertos a múltiples políticos estadounidenses por el apego humanista y democrático de su espíritu.
Pero el altruismo político y social de esa Carta Magna no era conveniente para el emergente gobierno y con el so pretexto de que esta es una revolución de reformas y la constitución también tiene que transformarse, la engavetaron y el país transitὁ sin Ley de leyes durante diecisiete años, cuando en 1976 y aconsejados por la antigua Unión Soviética, de que el país no podía seguir sin Constitución y basando su ordenamiento por decretos, se da a conocer al pueblo la Constitución que hoy pervive en la Isla y que ha sufrido varias enmiendas todas apegadas a las apetencias ideológicas del Partido Comunista. Y no la ley de leyes que debe regir los destinos jurídicos y sociales de una nación plurietnica y con intereses diversos.
Hoy, después de la salida del general de ejército Raúl Castro como presidente de la Republica, Cuba se encamina hacia una reforma constitucional ya anunciada desde su mandato y cuyo anuncio ha despertado el interés de millones de cubanos que esperan por fin una Carta Magna ajustada a los ideales liberales de nuestros próceres ilustres, al entusiasmo contagioso y aglutinador de Camilo Cienfuegos, el líder de mayor poder de convocatoria de la revolución, y al espíritu humanista y democrático de nuestro Apóstol José Martí que muy temprano y como visionario insigne previὁ y sentenció lo que debe ser una Constitución.
Ya una vez presentado el anteproyecto de constitución ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento Cubano), en su novena legislatura, se han dado los primeros debates con voz y voto de los parlamentarios, que para conocimiento de algún despistado todos pertenecen a la misma tendencia política, es decir son caimanes del mismo pozo y con ausencia total y malintencionada de la nunca legalizada oposición cubana. que continúa segregada política social y laboralmente dándolos a conocer al pueblo, que no conoce el verdadero quehacer de este segmento social, como traidores a la patria, agentes de la CIA y mercenarios al servicio de una potencia extranjera preferentemente del imperialismo yanqui con Sede en cualquier lugar de Estados Unidos para satanizarlos y condenarlos a injustas penas de prisión.
Son muchas las restricciones que presenta el anteproyecto de constitución sobre derechos civiles y políticos recogidos en la Declaración Universal de derechos Humanos como la creación de sindicatos independientes, partidos y asociaciones pacificas con fines humanitarios y de integración nacional, derechos que la mayoría de los países del mundo han hecho suyos y los han incluido en sus distintas constituciones como eslabón fundamental de la equidad social.
Mientras que un segmento de la población no sea incluido con plenos derechos al debate y las manifestaciones pacíficas. Mientras que los poderes legislativos y judiciales estén sometidos a dictámenes partidistas y no tengan autonomía. Mientras tengan altos dirigentes con expresiones de que el hombre y la mujer negra cuando no la hacen a la entrada la hacen a la salida. Mientras los destinos de la Patria sigan bajo el control de un partido excluyente y segregacionista. Cuba seguirá siendo un país racista y discriminador.
Solo después de sanear al país de semejantes prejuicios y expresiones negativas, podrán salir del Parlamento con la frente en alto, pararse frente a nuestros próceres ilustres y decirles Hemos cumplido, dándole a la Patria una Constitución con todos y para el bien de todos; y no con todos y para el bien de algunos.

martes, 24 de julio de 2018

Discriminación
Por Manuel Aguirre Labarrere
(Mackandal)
Siempre es el momento adecuado para hacer lo que es correcto
Martin Luther King J R
El estigma y la discriminación racial abarcan varios factores de la sociedad cubana y no siempre vinculada al color de la piel aunque sea la pigmentación el principal problema que ha transitado Cuba respecto a las oportunidades de asenso social en la sociedad, fenómeno que nadie con un mediano coeficiente de inteligencia se atrevería a negar
Pero la discriminación no es solo contra los afrodescendientes. Este fenómeno afecta también a los euro descendientes, que son los blancos cubanos que de alguna forma critican al gobernó o militan en algún grupo de oposición pacifica.
A ellos se les niega el derecho al trabajo que trae como consecuencia el aumento del desempleo y la alteración psíquica del marginado
Esta discriminada política que por aberraciones ideológicas lo convierte en paria y desestabiliza el principal núcleo de la sociedad que es la familia, que comparta o no las ideas de su miembro es mal vista a la luz del oficialismo y amenazada constantemente de ser sacados de sus puestos laborales y educacionales solo por tener parentesco con el sujeto opositor. A ellos no llega ningún bienestar social ni la transparencia política razonable; es el hostigamiento constante la respuesta., algo que no exponen los miembros de la delegación cubana ante la ONU al rendir el informe de Cuba sobre derechos humanos y discriminación que no por negado deja de ser cierto.
Discriminación política que para los afrodescendientes lleva el estigma del color de la piel, que constituye un estereotipo negativo para el alcance de oportunidades.
Llevar a un ser humano al ultraísmo por sus convicciones políticas es un crimen de lesa ideología que en Cuba solo ha sido posible después del triunfo de la revolución en 1959 para lo cual no existe defensa judicial ni sindical, ya que ambos son parte del poder politicona existe separación de poderes en Cuba, y esto, más que un razonamiento lógico es una aberración fraguada por la política y la ideología revolucionaria en la Cuba de este minuto.
Cambiar la Constitución cubana, donde el acceso al trabajo sea un derecho y no una condición ideológica, es fundamental para evitar la masa de jóvenes desplazados por este flagelo y donde solo se valore la capacidad y la honradez del aspirante, es un paso a tenerse en cuenta, porque la vida de un ser humano depende de su trabajo y no de la política, que es buena cuando respeta derechos y mala cuando los viola

martes, 17 de julio de 2018

Cuba: reforma constitucional y ciudadanía
Por Manuel Aguirre Labarrere
( Mackandal)
Creada la comisión encargada de emprender los debates en torno a arietario del Partido comunista de cuba y ex residente Raúl Castro Ruz, se abre la oportunidad para planteamiento plurales que conlleven a una verdadera reforma democrática de la Carta Magna comunista como opositores pacifico donde queden incluidos tanto militantes del partido comunista como opositores pacíficos de diversas tendencias ideológicas
Para lograr una plausible constitución nada sería más adecuado que abrirle las puertas a ese importante sector de la sociedad y tan imprescindible para el equilibrio de las políticas públicas y críticas constructivas que solo una oposición desprejuiciada y patriota puede hacerlo para el bien común legal de la verdadera soberanía de la sociedad, sector reconocido con base legal en todo el mundo a acepción de Corea del Norte y Cuba donde solo los partidarios del comunismo tiene el derredor por la voluntad de sus ciudadanos y satanizando en sus acciones pacificas a buena. parte de sus ciudadanos.
Pero como parte de la sociedad les asiste por derecho de nacimiento y razones democráticas a ser incluidos en los debates de la constituyente y ser escuchados con respeto y transparencia.

LA Constitución de 1940 no excluyó a ningún sector político de la sociedad y dio plenos poderes a los comunistas cubanos, que legalizados por Fulgencio Batista, tuvieron la oportunidad de debatir y hacer sentir sus puntos de vista, porque no se trata de una fiesta, se trata de la legitimidad de un documento sagrado que es la Carta Magna de la República, y con eso no se juega ni se va a las medias tintas.

Una constitución donde los constituyentitas sean todos del mismo partido jamás ganará la aprobación internacional y mucho menos de sus marginados políticos, y sus leyes expuestas a ser violadas Porque nadie puede pretender el apego y sometimiento de un pueblo bajo una sola ideología

Por ello esta reforma a la Constitución cubana debe tener presente varios puntos importantes para que sintonice con los preceptos que pregona, y fiel al espíritu del apóstol de nuestras guerras libertarias, José Martí, que no solo dijo: Yo quiero que la ley primera de la república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre; sino que supo, como hombre adelantado y visionario dejar presente, de que Una Constitución es una ley viva y practica que no puede construirse con elementos ideológicos.

lunes, 16 de julio de 2018


Crisis económica, exclusión racial  y corrupción en Cuba
Por Manuel Aguirre Labarrere
               (Mackandal)
Si realmente te amas a ti mismo,
 Jamás le harías daño a tu prójimo.
                                             Siddhartdha Gautama, Buddha

La revolución desde el momento en que toma el poder hizo una apuesta a la conciencia ciudadana hacia los sectores históricamente excluidos de las políticas publicas que fueron los campesinos y los afrodescendientes
Si el partido comunista de Cuba (PCC) el único con legalidad jurídica y constitucional en el país es quien dicta las pautas del desarrollo y convivencia  es el único responsable de la crisis económica que atraviesa el país y responsable también del resquebrajamiento de las leyes  y aumento de la corrupción    que han repercutido de forma determinante en la pérdida de valores morales y espirituales de la nación y dejades de la responsabilidad coz políticos de prejuicontaminadesciudadana con sentido de pos  eel paisvida publica y política iones puben la toma de decdn la ertenencia  licas y politi
La  participación de ciudadano con vergüenza y opositores patriotas y descontaminados de prejuicios raciales y políticos en la toma de decisiones  sobre políticas publicad y políticas del país  es imprescindible para llevar adelante acciones de carácter afirmativo en aras del empoderamiento ciudadano  y el aniquilamiento de aptos nocivos que empoderan a unos pocos y perjudican a la gran mayoría,
Sin estos presupuestos la nación atravesara en corto plazo un aumento de la crisis y más ciudadanos sufrirán   afectaciones de todo tipo  al quedar totalmente desamparados  ya que las políticas de impunidad solo han beneficiado al sector más corrupto y antipatriota de la  sociedad que históricamente ha sido el sector político. Los casos de corrupción más recientes avalan este criterio y dejan dudas sobre el accionar altruista de algunos dirigentes y la conciencia que debe tener un revolucionario.