lunes, 21 de diciembre de 2015

Causas de una derrota


Manuel Aguirre Labarrere
(Mackandal)
Las elecciones parlamentarias efectuadas recientemente en Venezuela, donde por amplia mayoría la Mesa de Unidad Democrática (MUD) obtuvo el mayor por ciento de los votos y que será la fuerza que conducirá en adelante los destinos políticos y sociales del país, pone a la fuerza chavista en muy malas condiciones. Esto sucede al comprobarse que el mayor por ciento de esa población sudamericana no los favorece. Así, tendrán que conformarse con pasar a la oposición respaldados por algo más de cuatro millones de ciudadanos.
El chavismo no está muerto aun, un Parlamento de mayoría opositora, pondrá en jaque a la revolución bolivariana al estar respaldado por amplios poderes que podrían gestionar su rápido deceso.
Esta derrota del chavismo, más que a convenios que podría haber firmado la MUD con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y otras fuerzas externas opuestas al gobierno de Caracas, se debe fundamentalmente a errores internos dentro de las fuerzas chavistas. La corrupción, la arrogancia y el creerse dioses en la tierra les han hecho patinar en múltiples ocasiones. También, la falta de iniciativas para llenar los anaqueles de alimentos y dar un giro sustancial a la moneda, prácticamente devaluada, a pesar de los aumentos salariales que ha realizado el gobierno presidido por Nicolás Maduro.
Todo ello, unido a las aspiraciones de copiar el modelo cubano, un proyecto de país que ha demostrado su ineficacia, convertiría a Venezuela en una triste y rumiante cubalsa y esto no lo acepta la mayoría del pueblo venezolano, sea de la clase que sea y lleve el color que lleve. Cientos de venezolanos han estado en Cuba y aunque simpatizan con los cubanos, les duele comprobar de primera mano las restricciones políticas y sociales a las que ha sido sometido el pueblo. No lo quieren para ellos, aunque tengan la educación y el servicio médico gratuito. No lo quieren y no lo aceptan, por mucho que se niegue y por muchos asesores militares que les lleguen desde Cuba, para en último caso emplear la fuerza bruta.
En una democracia se gobierna con políticas que pueden ser para bien o para mal. La política es la única herramienta que puede lograr un equilibrio para implementar planes sociales que mejor puedan favorecer a la mayoría. Lo que le ha faltado al chavismo es gobernabilidad política. Se encapricharon en gobernar con lo que nunca debieron hacerlo, con la criminal ideología estalinista, cuya influencia les llegó desde la Habana.
De no cambiar el rumbo de tal gobernabilidad, de seguir paso a paso el modelo del totalitarismo castrista, este llevará a Venezuela a convertirse en otro más de lo mismo. De no pactar como buen estratega con las fuerzas opositoras, oír y aceptar sus razones, entonces podría afirmarse, que el chavismo, aunque todavía respira, ideológica y socialmente pasó a la historia.
mal26755@gmail.com