lunes, 14 de enero de 2013

El racismo a debate





Manuel Aguirre Lavarrere
         (Macandá)
“Que el negro sea el factor más explotado de la nacionalidad no quiere decir ni lo dirá nunca, que el negro constituye una nación dentro de la nación cubana, quiere decir tan sólo que, dentro de los núcleos integrantes de la nacionalidad, el núcleo negro es el más explotado”.
                                                                     Alberto Arredondo
Focalizar las causas que conllevan al racismo es lo que se pretende analizar en una comisión del parlamento cubano. Nuevamente y por segunda vez el tema es puesto sobre la mesa en boca de personas que si bien pueden tener conciencia de los peligros que corre la nación por el abuso constante y la discriminación de seres humanos por el color de la piel, están lejos de tener conciencia política en cuanto a este flagelo.
El racismo debe ser mirado principalmente como un asunto político. El gobierno, al abusar de la confianza y la bondad del pueblo, arriesga la convivencia nacional.
Es lógico que muchos parlamentarios traten de restarle importancia al auge del tema negro entre los grupos independientes y así mantener ciega a la opinión pública. Algo muy normal cuando se lleva a cabo una política de invisibilidad de temas fundamentales del derecho ciudadano.
Sobre el tema racial y las situaciones de penuria en la que se encuentra sumergida la población afrodescendiente cubana, se ha hablado y se continúa hablando hasta por los codos por grupos o personas, ya sea de modo oficialista o independiente.
Lo que urge ahora es poner en práctica lo que se acuerde en un papel, porque lo acordado, por abarcador que sea, no modifica la vida material ni las penurias de las personas.
Legalizar a los grupos independientes como el Movimiento de Integración Racial “Juan Gualberto Gómez”, y el cese de persecuciones contra éste y otras agrupaciones similares, la evaluación y estudio de una ley orgánica contra el racismo y otras formas conexas de discriminación, son algunas de las medidas que deben ponerse en práctica, y que no tienen por qué esperar cuando ya se ha dicho todo lo que humanamente ha sido posible decir y discutir.
Dilatar la implementación de estas medidas y llenar de vanas esperanzas a los que ya no creen en otra cosa que no sea la realidad concreta, pone sobre el tapete las agazapadas dimensiones racistas de sus pensamientos y la involuntariedad para la no inclusión de negros y mestizos en muchos de los acápites del contrato social.
Haber desestabilizado el orden constitucional que regía antes de 1959 no puede ser digno de valor alguno cuando no ha arrojado un saldo favorable de integración y sociabilidad. No bastan las leyes y tratados muchas veces corroídos por las malas intensiones o los intereses creados. En Cuba el cambio fue de poder y no fundamentalmente político-social, lo que explica las desigualdades heredadas por la revolución y agudizadas con ella mediante una variable de discriminación ideológica como colofón de un racismo de estado imposible de negar ante la realidad palpable.
No hay un solo acontecimiento en la historia nacional donde no esté implícito el lastre del problema racial, con una vigencia preocupante y desechada en la actual coyuntura política cubana, donde se resta importancia a un fenómeno que debiera ser de preocupación y chequeo constante. Esa sería la única forma de conseguir el respeto y la equidad para poner coto a las jerarquías por el color de la piel, y sanear el expolio constante de los afrodescendientes, principales actores de las guerras patria y la fundación de la nación cubana. Ellos son los herederos de los auténticos abuelos, padres y madres de la patria.
Saldar la deuda con los afrodescendientes cubanos es algo que atañe al gobierno. Y en esta evaluación moral de equidad y derechos, el fin sí justifica los medios.
Publicado por Primavera Digital.

1 comentario:

Julio César Fernández dijo...

Exelente articulo, lo unico que digo es ampliar el debate racista y obolir todo tipo de discriminación y no solo por el color de piel.
Mi blog:
http://www.debatepopular.blogspot.com