miércoles, 23 de junio de 2010

Puro Bla Bla Bla

Por Manuel Aguire Lavarrere
(mackandal)
La falta de todo lo esencial para la vida es la muestra indiscutible de un sistema en fase terminal. El arroz, plato fundamental en la mesa del cubano es el sobresalto de la ciudadanía sin que se dejen de escuchar las protestas por la escasez de aceite en el mercado y otros productos de de primer orden que desaparecen tan pronto asoman en algún que otro mercado dada la alta demanda de los mismos y la impotencia gubernamental para resolverlo. Y se resolverá cuando el país sea capaz de producirlo, según lo dicho por el gobernante de turno Raúl Castro en uno de sus últimos discursos. Lo que equivale a andar en cueros hasta tanto se haga la ropa. Todo esto es real, pero lo más triste en este mosaico de escaseces y alharaca ideológica para acallar lo primero, es la suspensión del beneficio que venían recibiendo los ancianos en Cuba, algo que se suma a la precariedad del transporte en las provincias donde hasta el momento y por los aires que corren no habrá solución ni a corto ni mediano plazos y donde la única y obligatoria opción siguen siendo los incómodos y avasalladores camiones particulares que cada día se muestran más abusivos con el cobro del pasaje sin que el gobierno se digne a poner coto al asunto . Y es precisamente aquí, en este punto donde vale la pena preguntarse: ¿Para qué voté? Los que vivimos al margen de las votaciones sabemos la respuesta. Sabemos que se vota para día tener menos, sin beneficio alguno y para ser cada día más humillados y llevados a la categoría de ciudadanos de desecho. Sabemos que se vota para vivir el sobresalto del día a día .Y ver con nuestros propios ojos, frente a la deteriorada vida de la ciudadanía, el deterioro a canto de una población de la tercera edad que acelera su paso hacia el patíbulo. Porque la revolución que les prometió bienestar y tranquilidad económica, los ha vuelto los mendigos, que ante la guadaña sádica satisfecha en verlos morir lentamente. Porque los tan cacareados beneficios sociales, son puro bla bla bla.