miércoles, 23 de junio de 2010

DE CUBA PARA LA CUMBRE DE INDIGENAS Y AFRODESCENDIETES EN OTAVALO, ECUADOR.

Manuel Aguirre Lavarrere
(Mackandal)
Nosotros, blancos y negros agrupados de forma independiente en la lucha contra el racismo y la exclusión social, damos la bienvenida a todos los dignatarios y participantes en la Cumbre de Indígenas y Afrodescenddientes , confiados en que sabrán debatir, a conciencia, los males que todavía hacen del indio y el negro los eternos marginados de la tierra..Esperamos que al margen de la política e ideología con la que cada uno se encuentre comprometido, prime la transparencia y los derechos humanos.
El afrodescendiente cubano no esta exento de abusos y exclusión social a pesar de vivir bajo un régimen que dice defender y respetar los derechos ciudadanos y dar la igualdad a todo el componente étnico de la nación cubana. Lejos, muy lejos estamos del discurso oficialista. Ningún país de América está libre de este flagelo. Cuba miente al mundo. Y al mentir se burla de la opinión pública internacional y hiere los sentimientos tanto del negro como de las personas y dirigentes de buena voluntad en el orbe.
El afrodescendiente cubano ha vibrado con la revolución y ha sido parte activa y pujante con la esperanza de alcanzar la igualdad que todo hombre merece y tiene derecho. Pero hoy sumamos cientos que nos sentimos descorazonados, engañados y sometidos a los dictámenes y caprichos de una minoría blanca y excluyente, que en complicidad con el régimen hacen letrinosa la existencia del negro.
Ser opositor es un delito en Cuba. No concatenar con el partido comunista, único existente desde hace más de cincuenta años es suficiente para ser privado de todos los derechos que por nacimiento y naturaleza son derechos del ser humano. Un opositor en Cuba no tiene que poner una bomba para ir a prisión, basta simplemente que escriba lo que siente para ser encerrado. Un opositor en Cuba no tiene derecho a elegir y ser elegido para ocupar cargos dentro del gobierno ni se e permite formar célula política alguna y es acosado constantemente, amenazado y llevado a prisión por el simple delito de ser opositor.
Esperamos que ustedes, dignatarios y participantes en la Cumbre, sepan solidarizarse con el dolor, los sufrimientos y las esperanzas de una raza que pide justicia.
Manuel Aguirre Lavarrere
Asamblea Independiente de Afrodescendientes Cubanos.