miércoles, 1 de octubre de 2008

TACO TACO, ENTRE HURACANES Y OLVIDO.

Por Manuel Aguirre Lavarrere
(Mackandal)

Lo perdimos todo!, dice una mujer ya anciana en el poblado de Taco Taco en la provincia de Pinar del Río. Alguien entre el tumulto de personas aglomeradas viendo los desastres que a su paso dejó el huracán Ike, le pregunta “¿pero es que antes teníamos algo? Ella baja la cabeza y un momento después levanta la vista con ojos lagrimosos y contempla lo que una vez fue su casa.” Bueno, han dicho que el gobierno se va a encargar de todo, así que…”Yo espero que lo hagan, y con la misma fuerza que hablaron cuando el Katrina desbarató ese lugar en Estados Unidos, cómo se llama...”Nueva Orlean, me atreví a decirle.” Eso mismo eso mismo; así que ahora les toca a ellos poner en práctica tanto vigor, porque mire usted como estamos y por
aquí no ha pasado nadie, así que eso de que están yendo a todos los
rincones es mentira. Aquí a Taco Taco no ha venido ningún peje
gordo de esos que andan recorriendo los lugares, ninguno; y están en la obligación de ayudarnos porque si ellos lo tienen todo y lo controlan todo, también están en la obligación de ayudarnos porque aquí nadie tiene nada.
Al contestar una pregunta de este reportero sobre un artículo leído en el programa de debates políticos Mesa Redonda de la televisión cubana, este poblador, del cual la fuerza de sus palabras me hicieron olvidar su nombre, dijo, “ Mira chico, en tiempos de vacas flacas lo que cuenta es engordarlas”.