martes, 15 de abril de 2014

La Segunda Cumbre de la CELAC: un paso de retroceso para la democracia,



Manuel Aguirre Lavarrere
         (Mackandal)
… No es de buenos ciudadanos, sino de histriones, el cubrirse con la máscara del optimismo cuando en lo privado se confiesan nuestros males o cuando a lo mejor se es en parte causante de ellos y que la gravedad consiste en que los vicios y defectos de la nación existan, no en que se analicen y que el ciudadano verdaderamente patriota no puede cerrar los ojos ante las lacras (…) sino que (…) el amor a su patria y su deseo de su progreso y mejoramiento le obligan a enfrentarse con máculas y defectos , para estudiarlos y remediarlos.
Emilio Roig de Leuchsenring
Resulta curiosa la buena organización, esmero y empeño que puso el régimen cubano como país anfitrión de la Segunda Cumbre de la CELAC, para agraciar a los visitantes, de forma tal que no les diera tiempo a pensar, si realmente se cumple todo lo que el presidente Raúl Castro defendió durante los dos días que tuvieron lugar las discusiones y toma de acuerdos de los convocados a la cita de la
Habana.
Luego de militarizadas todas las calles y avenidas por donde pasarían los visitantes, por un itinerario elaborado de antemano, y de las operaciones policiales para encarcelar temporalmente a varios de los disidentes pacíficos más conocidos nacional e internacionalmente, quedaba el camino libre: la mesa sueca de la politiquería estaba servida.
De todo lo mencionado por el presidente cubano, mucho no es realidad. Son maniobras de estrategia ideológica, para hacerle creer al mundo, y principalmente a América Latina y el Caribe, que Cuba es un modelo intachable de humanismo democrático.
El régimen que tuberculiza a la nación y se mantiene en el poder violando todos los conceptos martianos, y donde ni por asomo se respetan los derechos humanos ni existe un estado de derecho por estar la Isla sometida a constantes imposiciones políticas, emanadas del partido único, habla de pluralidad, diversidad y democracia.
El régimen que traicionó a varios de los más representativos líderes de la revolución, como Hubert Matos, habla ahora, para América Latina y el Caribe, de humanismo, cuando prohibió los debates en espacios públicos y privados, amenaza y acosa el más mínimo intento de descontento ciudadano, hostiga y prohíbe el periodismo independiente y sigue apostando por la subversión y el espionaje en el continente.
La unidad conforta y enriquece la salud de los pueblos cuando es sincera, cuando proviene de la sana voluntad y no de satánicas intenciones, cuando son llevadas a cabo por países garantes de la voluntad popular, y cuando el ciudadano es el principal centro de interés de la polémica. Lo demás es puro teatro, una farsa.
Pobreza y desigualdad son dos elementos consustanciales al racismo. La mayoritaria población de negros y mestizos en Cuba sufren la discriminación sistemática, sin que aflore la solución al problema de tal desigualdad. La causa principal radica en la implementación histórica de una política de corte racista y excluyente. Un fenómeno en el que deben tomar partido todos los presidentes y funcionarios políticos de América y el Caribe, para exigir a Cuba la eliminación total de tales aberraciones, porque según la expresión acuñada por Nelson Mandela, “la eliminación
del racismo, no es un acto de caridad, es un acto de justicia”.
Dentro de todo el cotorreo llevado por la delegación cubana a la CELAC, existe una intención, que si bien no está en el pensamiento ni en la política de la mayoría de los gobernantes y demás dignatarios de esta cita, sí es una constante en la política del régimen cubano: enfrentarse a los Estados Unidos.
¡Pobres de aquellos países que se traguen el embuste de los que hoy pretenden mostrarse como buenos vecinos, para infiltrarles hasta la última gota de un proyecto ideológico que ha demostrado su fracaso y que sólo traería más miseria a los pueblos de América y el Caribe!
Como el calendario no falla, poca importancia tiene lo que diga la historia, esa que está para pensar el presente, y pensarlo con criterio propio.


Para Cuba actualidad: mal26755@gmail.com
Fotos tomadas de internet.

- -