martes, 2 de abril de 2013


Lazo presidente
Manuel Aguirre Lavarrere
       (Mackandal)



“La simple idea de que no hay razas superiores y razas inferiores sino que las diferencias hoy observadas se deben a la diferencia de medios de oportunidades de proceso histórico y cultural, es ya un paso inmenso a favor de la muerte del racismo.”
                                                                     Gastón Baquero (Ensayo cubano del siglo XX,
                                                                                           Fondo de Cultura Económica, México, 2002.)

La promoción de Esteban Lazo Hernández como presidente del Parlamento cubano no debe entusiasmar a los afrodescendientes con la creencia de que con un negro sobre las riendas de ese alto órgano de gobierno podrá encauzarse de forma segura el problema de la discriminación racial en Cuba.
Este afro-funcionario, uno de los hombres fuertes del régimen castrista y militante comunista de la línea dura, se negó rotundamente a que el problema del racismo se hiciera público y nada hizo en el corto período que bajo la sombra del Comité
Central supuestamente lidió con el tema para que negros y mestizos cubanos tuvieran una vida digna, proporcionándoles los derechos que por tanto tiempo les han sido negados por el color de la piel.
Las continuas reiteraciones del presidente Raúl Castro que aluden al componente racial de los parlamentarios cubanos no estaban
dirigidas a los cubanos, más bien fue un aviso de misión cumplida hacia las más de cuarenta delegaciones de afro- estadounidenses que en los últimos tiempos han arribado a Cuba interesados en este tema y que han manifestado sus deseos de inversión siempre y cuando sus hermanos tengan también acceso a las oportunidades que ellos desean brindar.
Por eso el cacareo y la promoción del ortodoxo Lazo. Por eso, la renovación sin consenso popular transparente de los negros y mestizos que ya ocupan una silla en el parlamento cubano y algún que otro en el Buró Político del Partido único, como es el caso del verdugo de la clase obrera cubana, Salvador Valdés Mesa. Por eso y por el malestar que ya desde hace tiempo siente la población afrodescendiente cubana al ver la diaria exclusión de sus derechos y que nada a su favor se resuelve.
Los cambios deben provocarlos ellos mismos, como ya ha ocurrido en varias partes del oriente cubano, como también en Matanzas y en la propia capital, donde grupos independientes están listos para enfrentar, tanto al régimen como a sus represores de ciudadanos dignos.
Por eso es notable el apresuramiento del régimen al crear el proyecto Articulación Regional Afrodescendiente (ARA), que dirigida por la actual presidenta del Instituto Cubano del Libro, Zuleica Romay Guerra, apuesta a tres objetivos fundamentales, en un momento en que el problema racial está de moda:
Coger el tema como punto de pachanga y ganar viajes, no precisamente a Venezuela. Convencer a los afroestadounidenses de la inclusión de negros y mestizos en el panorama sociopolítico y cultural de la nación para mangarles la mesada.
Acallar las voces que desde el ángulo opositor desmienten con sobradas razones, esta afirmación de política demagógica venida de un régimen al que se le ha caído el discurso tantas veces esgrimido de igualdad y justicia social, un discurso que ni con muchos Lazos podrá convencer.
Publicado por Primavera Digital, 14 DE marzo de 2013.