martes, 18 de septiembre de 2012

Declaración del Movimiento de Integración Racial Juan Gualberto Gómez.




El compromiso del Movimiento de Integración Racial Juan Gualberto Gómez en la lucha contra el racismo y la exclusión social ,no es más que la continuidad histórica del anhelo martiano, de construir una patria que por encima de las diferencias por el color de la piel y posiciones ideológicas, contribuya al aniquilamiento de este vergonzoso estigma nacional y por el que han luchado tanto negros como blancos de buena voluntad y patriotismo, que solo anhelaban la equidad racial y social de la nación.

Esta lucha no ha sido fácil. Desde que en mayo del 2000 y en sentido homenaje a la masacre de los Independientes de Color en 1912, un grupo de cubanos de todas las razas fundaron este Movimiento, el incesante acoso y amenazas por parte del régimen no le ha dado un minuto de sosiego y cada miembro corre el riesgo de ser encarcelado por reclamar sus derechos como ciudadanos.

Muchos de nosotros hemos sentido el racismo en carne propia. Muchos de nosotros hemos sido expulsados de forma arbitraria de nuestros centros laborales y privados del tan necesario sustento económico por oponernos de forma colateral a la discriminación y xenofobia partidista de los que en este momento ostentan las riendas del poder totalitario en Cuba.

No obstante y por encima de miedos, encarcelamientos y amenazas, hoy nos sentimos orgullosos y podemos decir que estamos aquí, que hemos realizado un Congreso independiente para debatir de forma pacífica esta problemática y cuyos diecisiete acuerdos aprobados fueron entregados de forma ciudadana en la instancia correspondiente.

No importa si fueron engavetados, no importa si le dan o no seguimiento a lo planteado de forma consciente y poniendo en práctica nuestro derecho de diplomacia ciudadana. Sabemos que este régimen impide y obstaculiza todo lo que no se avenga a sus intereses políticos, siempre y en desfachatada violación a los derechos ciudadanos. Pero nos sentimos orgullosos, animados y dispuestos a seguir dando la batalla por nuestros derechos de hombres libres, nuestros derechos como cubanos y no como mera recua de esclavos asalariados, bochornosa categoría a la que nos ha llevado un régimen de facto, cuya simpatía poblacional decae a canto.

Nos asiste el derecho y la razón, nos asiste la moral y el legado histórico de sabernos base fundamental en el surgimiento de la conformación nacional y su cultura, la cual nada o muy poco sería sin el componente africano que la sustenta y de la que se nutre constantemente.

Ningún gobierno ni consorcio político podrá socavar nuestra voluntad de legarle a las nuevas generaciones de cubanos una patria verdaderamente inclusiva y martiana, donde el color de la piel no sea más que un mero accidente genético, sin que ello sea un accidente social para el derecho de las oportunidades, y donde todos, negros blancos y mestizos, mujeres y hombres, podamos convivir y retroalimentarnos mutuamente sin diferencias ni exclusiones sociales. Y que solo el talento, la voluntad y las ansias de realización personal marquen la diferencia.

Reclamamos del gobierno libertad para avanzar sin obstáculo en esta lucha, de la que, de ser un gobierno justo se sentiría orgulloso de que hombres y mujeres sin filiación política ni compromiso partidista alguno, hayan tenido el coraje de emplazar pacíficamente a las instituciones oficialistas, y que una masa nada despreciable de cubanas y cubanos sean receptores de nuestro llamado, de los cuales muchos de ellos han pedido su membrecía en nuestro Movimiento y otros nos animan a seguir adelante.

Reclamamos del gobierno vía libre para llevar adelante una Cruzada Nacional contra el Racismo y la exclusión en Cuba, propuesta que ya cuenta con numerosos simpatizantes a nivel nacional y varias decenas de entusiastas activistas a nivel internacional, lo que podemos demostrar sin ningún problema.

¡Hágase justicia y ganaremos todos!

Movimiento de Integración Racial Juan Gualberto Gómez.

La Habana, 12 de septiembre del 2012.