miércoles, 11 de agosto de 2010

REVINDICACIÓN DE UN HECHO HISTORICO.

Manuel Agurre avarrere
(Macjkandal)
El siete de agosto de 1908 se funda en la habana el Partido Independiente de Color .Surge primero como agrupación para devenir mas tarde como Partido, que trajo para a historia de Cuba varia importancias cuyos acontecimientos repercutieron en la toma de conciencia del afrodsecendiente cubano respecto a soberana y l igualdad entre todos los cubanos. Evaristo Estenoz, figura emblemática de es suceso, dándose cuenta de que los ochenta y dos mil negros que murieron por la libertad de Cuba no fue suficiente ara sensibilizar a una sociedad y gobernantes racistas , que negaron hasta las últimas consecuencias el ideal martiano de una Cuba “con todos y para el bien de todos” .Siendo mayoría poblacional los negros y mulatos de la Isla se vieron marginados y replegados al último peldaño de la escala social , sin beneficio alguno y tildados siempre con los más hirientes estereotipos , que cuatro años más tarde, el veinte de mayo de 1912, afloraron, de forma sanguinaria, en una cacería de negros y mulatos, mujeres y hombres, que terminaría en la masacre que durante el gobierno de José Miguel Gómez, en cuyo gabinete y como secretario de gobierno tiene a una de las figuras más repugnante y racistas de la historia colonial cubana como tal fue Manuel Sanguily, que junto a otros blancos independentistas, al comprender el potencial revolucionario del Directorio en favor de la elevación de la raza de color, se propusieron privar a los negros y mulatos de todo papel positivo en la historia de Cuba. Así, en i1893, este Manuel Sanguily, destacado abogado que había peleado en la guerra de lo Diez años, calificó como cubanos solo a los blancos nativos privando a los nativos negro de este elemental derecho para la identidad ciudadana; a pesar de ser redactor y firmante del documento que daba vía libre al ejército y a los blancos racistas para el exterminio masivo de negros y mulatos, ya fueran miembros o simpatizantes del PIC* y que quedaría en la historia como la masacre de los Independientes de color.
Pero, ¿por qué la simbólica protesta armada de los Independientes de Color? Martin Morúa Delgado, senador por el artido Liberal y hombre de raza negra manipulado por los senadores blancos, temiendo que el PIC ganara las próximas elecciones como evidentemente ocurriría dado el por ciento mayoritario de afrodescendientes en la población cubana redacto una Ley conocida como “Enmienda Morúa”, a cual prohibía la formación de partidos o agrupación política de una sola raza. Mirado así creo que fue justo si se tienen en cuenta el ideario mariano y maceísta y dándonos cuentas del componente multirracial de la nación cubana. Pero fue una cobardía y un golpe muy bajo a los ideales y sentimientos, a la toma de conciencia y altruismo del negro cubano. Pues hasta ese momento en que Morúa también ve desmoronarse su simpatía dentro de la población negra de Cuba no se había percatado de que los dos más importantes partidos del momento, el Liberal y el Conservador daban muy poca cabida a las personas de la raza negra.
El Partido Independiente de Color queda ilegal por esta arbitrariedad política y surge entonces la simbólica protesta armada que no tuvo otro propósito sino el de presionar al Senado para que derogara la Ley que los privaba de participar en las elecciones. Pero lejos de hacerse justica miles de hombres y mujeres fueron masacrados, echo que queda en la historia de Cuba como la peor barbarie cometida contra seres humanos.
Hoy, a ciento dos años de la creación de ese partido y en la búsqueda de una toma de conciencia nacionalista que abarque a las nuevas generaciones de blancos, mulatos y negros, hembras y varones, urge tomar conciencia de esta situación y mediante un programa de acciones y medidas de corte histórico-cultural, enfatizar en la conciencia pública, la historia del negro en Cuba y el amor a sus raíces, su cultura y su idiosincrasia.
Los errores dl PIC por hacer de Cuba una verdadera patria martiana no aminora en nada el altruismo de esos hombres y mujeres de los cuales debemos sentirnos confortados y orgullosos. Pues como expresa Serafín Portuondo Linares en su libro El Partido Independientes de Color, publicado treinta y ocho años después del triste acontecimiento, en 1950 que lo convirtió en el primer intelectual que trato seriamente la reivindicación de aquellos hechos y exponer sin mascaras la verdadera historia del PIC, expresa al final dl libro:
El empeño fue duro escabroso, difícil, el balance final adverso pero las intenciones nobles de sus propósitos equiparadores atenúan sus errores, que nunca estuvieron saturados de mala fe. Hay que señalar que estos, sus errores estratégicos t tácticos, contribuyeron a malograr una gran lucha cívica, que tanta falta le hacía que tanto le hace falta aún al negro cubano, a la República, a la patria de todos.
Makandalmm@yahoo.com