jueves, 24 de septiembre de 2009

OTRO NEGRO A LA CÀRCEL


MANUELAGUIRRE LAVARRERE
(MACKANDAL)
De nuevo la injusticia se ensaña contra un hombre negro. Esta vez no se trata de un nuevo Pánfilo gritando que hace falta jama, (comida).Ahora se trata de Joel Carbonell, conocido activistas pro derechos humanos y opositor pacífico que tuvo a bien denunciar las arbitrariedades y transgresiones que contra el ser humano lleva a cabo el jefe de sector de su localidad, con documentos verídicos que supuestamente le costaron el puesto. Pero nada. En su lugar, y como si se tratara de una herencia familiar fue sustituido por su hermano, que empeñado en cobrar venganza a toda costa empapeló a Joel, y en un juicio relámpago lo condenaron a un año de prisión
Esta nueva arbitrariedad política judicial confirma lo tantas veces dicho y denunciado por periodistas independientes y activistas de Derechos Humanos en Cuba en cuanto al accionar abusivo de la policía cubana y la Seguridad del Estado. Joel Carbonell está preso en Valle Grande, Ciudad de la Habana por un supuesto delito de desacato a la autoridad según cuenta su esposa. Pero el mayor delito de Joel fue denunciar ante las altas esferas del régimen los abusos cometidos por el supuestamente defenestrado jefe de sector y hacerlo llegar al alto comisionado de Naciones Unidas sobre derechos humanos. Joel Carbonell es un hombre integro, que fiel a sus principio de no bajar la cabeza ante la injusticia y las arbitrariedades se mantiene firme en los principios que defiende y hace suyo cualquier injusticia que se cometa contra el ciudadano en Cuba.
Joel Carbonell merece un juicio justo frente a un tribunal imparcial y digno de creencia, algo difícil de lograr en Cuba cuando el reclamante tiene principios y ansias de libertad